Empresas, comercios y servicios de Castellón y provincia Noticias de Castellón y provincia Eventos de  Castellón y provincia Agenda de Castellón y provincia Galerías fotográficas de Castellón y provincia Imprime tus fotos de vivecastellon.com
Noticias » Especiales » Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón atendió a cerca de 14.000 personas durante el año 2021

NOTICIAS DE CASTELLóN Y PROVINCIA « volver

15 - 06 - 22, Castellón

Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón atendió a cerca de 14.000 personas durante el año 2021

Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón atendió a cerca de 14.000 personas durante el año 2021
Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón atendió durante el pasado año a 13.892 personas, según recoge la Memoria de 2021 de esta entidad que ha sido presentada en un acto presidido por el Obispo de la Diócesis de Segorbe-Castellón, D. Casimiro López Llorente.

En esta Memoria se constata el ensanchamiento de la exclusión social, especialmente entre aquellas personas y familias que acumulan más dificultades de integración. En esta línea, crecen la exclusión severa, la cronicidad y la integración precaria y se reduce la integración plena.


Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón cuenta con 97 Cáritas Parroquiales y con 868 voluntarios y de sus diversas actuaciones se han beneficiado un total de 25.565 personas.

Para llevar a cabo su acción solidaria, Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón destinó, en 2021, casi cinco millones y medio de euros que se aplicaron especialmente a la escucha y acompañamiento de personas y familias y a paliar necesidades básicas como alimentación o vivienda.

Los perfiles mayoritarios de las personas atendidas corresponden a mujeres solas con menores a su cargo, personas migrantes en situación irregular, personas mayores solas, personas con problemas de salud mental o con vivienda precaria y parados de larga duración.

Coincidiendo con la presentación de esta Memoria, Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón ha realizado un nuevo llamamiento a particulares y empresas para que realicen donaciones y se hagan socios para ayudar a la consolidación de los diferentes proyectos e iniciativas que están marcha.

Memoria de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón 2021

Este año, enmarcado en el 775 aniversario de la creación de la sede episcopal y en el que celebramos los “65 años contigo” de Cáritas Diocesana, de lucha contra la pobreza y de promoción del desarrollo integral de las personas, especialmente de los más pobres y excluidos dentro y fuera de nuestras fronteras, se presenta esta Memoria, de actividades y económica, como signo de transparencia con la ciudadanía y con la comunidad cristiana.


“Somos lo que damos, somos amor” es el lema de la Memoria 2021 de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón. Este tiempo de pandemia ha puesto a prueba nuestra resiliencia y hemos visto que podemos resistir, que la vida sigue. Y con esta mirada no hemos olvidado lo esencial, lo que da sentido al vivir y a nuestra identidad y que no es otra cosa que el amor que damos.

Las consecuencias de la profunda crisis causada por el impacto del coronavirus han estado muy presentes en el desarrollo de nuestras acciones durante estos últimos meses.

Hemos trabajado para crear una comunidad de personas que vele, cuide y proteja a los suyos, a la familia humana y a la casa común en la que vive, buscando lo mejor para la vida de nuestros hermanos desfavorecidos.

Esta fraternidad nos ha llevado a atender y acompañar a 13.892 personas atendidas y a 25.565 personas beneficiarias. Más allá del esperado incremento de la exclusión y la pobreza, el resultado más grave se traduce en el ensanchamiento de la exclusión social (el que era pobre, ahora es más pobre), sobre todo entre aquellas personas y familias que acumulan más dificultades de integración. Las personas que acompañamos nos acercan en primera persona su propia realidad, las necesidades y dificultades que tienen para afrontar con dignidad el acceso a los derechos básicos y fundamentales del ser humano. De los beneficiarios atendidos el 52% han sido hombres y 48% mujeres, con un ligero incremento respecto al año pasado.

Crece la exclusión severa y la integración precaria, y se reduce la integración plena. Las consecuencias de la crisis que estamos viviendo ha afectado especialmente a las personas sin hogar siendo atendidas en el Servicio de Acogida 917 personas, de las que el 44% viven literalmente en la calle y el resto en vivienda precaria (chabolas, habitaciones...). El 24% de estas personas presenta problemas graves de salud, siendo el primero de ellos, la salud mental y la desvinculación de las redes de protección social (sin acceso al padrón municipal no es posible acceder a la mayoría de prestaciones básicas. Se han cubierto sus necesidades básicas de alojamiento, alimentación y cuidado de la higiene personal, sin olvidar poner todos los recursos humanos y materiales disponibles para que las personas albergadas puedan desarrollar sus capacidades a través de talleres y actividades educativas, de ocio y tiempo libre.

El Proyecto Bartimeo, que acompaña a personas que sufren un alto grado de deterioro y exclusión social, ha realizado un total de 370 intervenciones de calle. Se observa un notable crecimiento de la exclusión severa, respecto a la moderada, dentro del espacio de la exclusión social.

El Servicio Jurídico, con 390 personas atendidas, es el que cuenta con el porcentaje más alto de atención a personas inmigrantes, un 81%. De ellas un 32% son personas con irregularidad sobrevenida (proceso por el que personas extranjeras que en algún momento han tenido un permiso de residencia y/o trabajo en España no lo pueden renovar por cualquier motivo, que habitualmente suelen ser la falta de medios económicos, quedando en situación irregular).

El porcentaje de población afectada por problemas de empleo, según el último estudio de la Fundación Foessa, ha crecido en diez puntos en los últimos tres años, lo que supone un incremento del 61%. La tasa de desempleo de larga duración crece hasta el 7,5% en la Comunidad Valenciana, siendo las tasas de desempleo particularmente elevadas entre la población menor de 25 años y la población de nacionalidad extranjera. Se constata desde nuestras acogidas de empleo la difícil situación de la población inmigrante (con los peores indicadores de exclusión) para realizar los trámites administrativos en las oficinas de extranjería, al igual que para conseguir una cita, con el consiguiente retraso en la resolución de las tramitaciones.

Han sido 1.165 personas atendidas en el Servicio de Empleo, de las que el 53% fueron acompañadas en años anteriores, lo que da muestra de la temporalidad de los contratos en algunos sectores de actividad.

Se pone de manifiesto la importancia del desempleo como uno de los factores explicativos de la exclusión social. En la Comunidad Valenciana el 40% de los hogares en situación de exclusión social y el 50% en situación de exclusión severa, tienen a todas sus personas activas desempleadas.

Sin embargo, las situaciones de exclusión e integración no se distribuyen de forma aleatoria entre el conjunto de la población y dependen en gran medida de una serie de variables socio demográficas y socio económicas que se ponen de manifiesto en la realidad de nuestros pueblos. Ha aumentado, respecto al año anterior, el número de personas y familias atendidas en nuestras acogidas parroquiales, de las que el 63% ha sido mujeres y el 37% hombres. Los acompañamientos duran, la gran mayoría de las veces, más de tres años siendo los perfiles atendidos personas paradas de larga duración, con trabajos precarios o mujeres con hijos a su cargo.

Las dificultades con las que se encuentran nuestros equipos no hacen referencia únicamente a cubrir las necesidades básicas de las personas, sino que se encuentran con dificultades de carácter estructural, que dificultan el día a día de las personas atendidas.

Así, en una sociedad con el nivel de digitalización como el actual, la brecha digital se convierte en un motor de exclusión que reduce de forma grave las oportunidades de participación. Aunque la situación ha mejorado respecto al inicio de la pandemia, en la mayoría de los casos no contamos con dispositivos, conexiones o habilidades para manejarse en internet.

Se observa que el impacto del Ingreso Mínimo Vital y de la Renta Valenciana de Inclusión, prestaciones sociales diseñadas para dar respuesta a la pobreza estructural, no ha sido el deseado, encontrando muchas dificultades en su articulación con el resto de las prestaciones de garantía de ingresos.

La post-pandemia hace mella en la salud física y psicoemocional como consecuencia de situaciones de estrés y ansiedad provocados por la pérdida de empleos e ingresos y también por la gran cantidad de tratamientos de salud que han tenido que realizarse de manera telemática.

Se aprecia un agotamiento de la ayuda mutua y un aumento de la soledad. Las familias en situación de exclusión están perdiendo redes de apoyo, es decir, siguen teniendo buenas relaciones, pero la capacidad de apoyo material de estas redes es cada vez menor. Se constata que la crisis de la Covid-19 está tensando y erosionando con fuerza la calidad de las relaciones familiares. Por otro lado, el aislamiento ha afectado especialmente a personas mayores y a las que viven solas y aunque no es una realidad nueva, sí se ha visto intensificada.

La crisis y sus consecuencias, lejos de facilitar el acceso a una vivienda digna, está significando todo lo contrario. La vivienda es una pieza clave en las dinámicas de exclusión para muchas personas y familias que no logran, a pesar de sus esfuerzos, blindar ese espacio seguro, que es por otra parte un derecho social. El resultado es más y mayores dificultades de las familias para asegurarse ese espacio de protección, intimidad y desarrollo relacional. Alquileres fuera de las posibilidades de la economía familiar y gastos de suministros a los que no se puede hacer frente.

El desafío planteado ha llevado a Cáritas Diocesana a dedicar el 95 % de sus recursos a la Acción Social, para atender las necesidades básicas y de promoción de una población golpeada por la pandemia y evitar que las personas vulnerables y en riesgo de exclusión quedaran aún más al margen de la sociedad.

En la respuesta a las necesidades de la pandemia han jugado un papel decisivo las personas voluntarias, sin ellas no podríamos llevar a cabo nuestra misión, como sin los colaboradores, donantes, entidades y empresas convencidos del valor de la dimensión social de su generosidad, porque la pandemia nos ha mostrado que una sociedad fraterna, inclusiva, justa y de derechos se construye sobre la roca del bien común.

Esta memoria es también un sincero agradecimiento a quienes han dado lo mejor de sí mismos en un año en el que han aflorado las consecuencias de la pandemia y siguen colaborando y trabajando en favor de las personas más vulnerables de una sociedad que ENTRE TODOS Y TODAS debemos mejorar.

Colecta y rendición de cuentas

El Día de Caridad es la jornada en la que Cáritas solicita la colaboración económica de la comunidad cristiana para sostener su actividad sociocaritativa. Por ello, todas las colectas del día del Corpus, como también las de los primeros domingos de mes, se destinan a las más de 97 Cáritas Parroquiales, 6 Cáritas Interparroquiales y a Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón. Y en este ejercicio de transparencia las diferentes Cáritas rinden cuentas ante sus comunidades informando del destino de la colaboración económica recibida y de su gestión en la acogida y el acompañamiento a las personas necesitadas, para que vean reconocidos sus derechos y puedan vivir con dignidad.

Llamamiento a la solidaridad


Juntos hemos hecho posible “ser amor”. Porque es el amor de Dios el motor esencial de nuestra vida y sentido primero y último de nuestra causa, lo que da sentido a lo que creemos, construimos o soñamos.

Las consecuencias más importantes han pasado para la mayoría de la población, pero no para la más vulnerable. Aquí radica el reto de los próximos meses y años, "que nadie quede atrás".

Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón ha vuelto a realizar un llamamiento a particulares y empresas para que se hagan socios de la entidad o efectúen donaciones para colaborar en la tarea diaria de ayuda a las personas más desfavorecidas.

Además de ayudar a las personas en situación de pobreza y exclusión social y participar en la transformación de nuestra sociedad con su aportación, los particulares y empresas que se hagan socios o realicen donaciones, disfrutarán de beneficios fiscales en la Declaración de la Renta.

Fuente: Comunicación Cáritas

La finalidad de vivecastellon.com es contar lo que sucede en Castellón y provincia a través de las imágenes. Si desea realizar alguna observación o reparo sobre las mismas, envíe un correo a info@vivecastellon.com

© 2022 vivecastellon.com | Noticias Castellón | C/ La Olivera, 5 - portal 1 - 1B - 12005 Castellón | Tel. 609 605 564 - 650 977 277 | AVISO LEGAL | portada | Nuestros anunciantes     facebook vivecastellon.com   twitter  @vivecastellon   Instagram vivecastellon_pepelorite