Empresas, comercios y servicios de Castellón y provincia Noticias de Castellón y provincia Eventos de  Castellón y provincia Agenda de Castellón y provincia Galerías fotográficas de Castellón y provincia
MODA y COMPLEMENTOS | RINCONES GASTRONóMICOS | SALUD E IMAGEN
Noticias » Entrevistas » Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

NOTICIAS DE CASTELLóN Y PROVINCIA « volver

23 - 09 - 15, Les Useres. Bodega Vicente Flors

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

Entrevista a Vicente Flors, bodeguero

“En las grandes explotaciones bodegueras se ha perdido el cariño a la uva que es la materia prima que tenemos y que al final lo es todo. El vino no se hace en la bodega sino en el campo”

“Producimos poco vino porque queremos conservar esa visión de una bodega muy artesanal en la que participamos de todo el proceso”

“Los bodegueros de Castellón, entre nosotros, no tenemos competencia. Nuestro reto en conjunto es quitarles cuota de mercado a los vinos de La Rioja o La Ribera del Duero”

“Antes era impensable que un vino de Castellón estuviera en la ‘Guía Peñín' y ahora estamos casi todos. Igual en la ‘Guía ABC’ y en concursos muy importantes consiguiendo además medallas tanto de oro como de plata y de bronce.”

“Antes la estrategia era tener al menos un vino de Castellón en carta y ahora ya somos unos cuantos los que estamos ahí dando guerra, apareciendo en primer lugar como IGP Castellón”

Un paseo en coche desde Castellón hacia el interior nos llevó hasta la Bodega Flors, en el Pla de Les Useres. Allí habíamos quedado con Vicente, el bodeguero, que nos esperaba charlando con su hija María. Su sucesora al frente de la bodega - dice. Él ha recuperado la bodega que constituyó la principal fuente de ingresos de su familia durante generaciones y ahora enseña a su hija para que sea ella quien continúe con esta historia de tradición y amor a la naturaleza. Fue uno de los encuentros que contagian alegría. María habla convencida explicándonos la ampliación que están haciendo en la bodega, cómo va a quedar la obra, qué planes de futuro tienen… mientras su padre la escucha boquiabierto. Ves en los dos la pasión por el trabajo que hacen cada día, como se compenetran, y enseguida comprendes que su proyecto tiene futuro.

Charlamos fuera de micro de sus antepasados, de la pasión por el vino, de las fases lunares y de sus ‘Catas bajo las estrellas’, de cómo dio con las etiquetas perfectas para sus botellas a partir de tres cuadros pintados por sus buenos amigos María Ordóñez, Vicente Martí Flors y Eugenia Martín. Todo tiene sentido… nos instalamos en una de esas conversaciones largas en las que parece que no hayan pasado ni cinco minutos. Decidimos empezar la entrevista, nos sentamos en la terraza, abrimos una botella del Clotàs - buque insignia de la casa - y le damos al ‘rec’ para comenzar DE CHARLA CON … VICENTE FLORS.

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

Pregunta. Nos hemos quedado intrigados con qué tiene que ver el vino con las estrellas.

Respuesta. Para mí, todo. Yo sigo el ciclo lunar como se ha hecho toda la vida. Ahora se ha puesto de moda y se le llama ‘biodinámica’ pero no es más que la técnica que utilizaban nuestros abuelos. Ellos no tenían conocimientos de ‘biodinámica’ pero comprendieron que era importante la influencia de la luna tanto en la viña como en los almendros, los olivos… en el campo en general.

P. ¿De dónde nace la Bodega Flors?

R. La familia de mi madre era de Les Useres. Tenían algarrobos, almendros… lo típico de esta zona y también viñas y esta bodega, que era su principal fuente de ingresos.

P. ¿Y se dejó perder?

R. Bueno, se mantuvo hasta mi generación. Es decir, mi madre, mi abuelo, el abuelo de mi madre… la historia se remonta hasta seis generaciones. Yo soy esa sexta generación, María será la séptima y probablemente alguien vendrá detrás ¡pero yo ya lo seguiré de lejos! (Ríe).

P. ¿Cuánto vino se produce en la Bodega Flors?

R. De media, unos años más y otros años menos, son unas 20.000 botellas.

P. Y esto para quien no entiende mucho de producción de vinos, ¿es mucho o es poco?

R. Es muy poco. Nosotros queremos conservar esa visión de una bodega muy artesanal en la que participamos de todo el proceso. Nosotros podamos, estamos en la vendimia aunque contratemos gente, estamos los dos en bodega… bueno y algún becario que nos manda la Universidad de Valencia o la Escuela de Viticultura y Enología de Requena. Siempre tenemos algún becario que nos ayuda y a cambio le enseñamos lo poco que sabemos que también es muy importante transmitirlo, sobre todo a la gente que tenga ilusión y esa pasión que tenemos nosotros en este lío en el que estamos metidos (ríe a carcajadas).

P. Cuando tenéis la oportunidad de charlar con estos becarios que vendrán de otras zonas vitivinícolas, supongo que intercambiaréis impresiones. ¿Es muy diferente la manera de trabajar la vid entre unas zonas y otras de la Comunitat Valenciana?

R. Sí. Todo es muy diferente. Yo he visitado muchísimas bodegas, todas pequeñas porque las grandes ni voy a verlas… primero porque me asusto y luego porque me doy cuenta del poco cariño que se le tiene a la uva en esas explotaciones. La uva que es la materia prima que tenemos y que al final lo es todo. El vino no se hace en la bodega sino en el campo. Es esa uva la que se transforma a sí misma mediante su proceso natural de fermentación. Cuando tu pruebas en el campo una buena uva, de esas que te llenan completamente la boca de sabor, sabes que el vino va a producir esa misma sensación. Después sólo se trata de controlar ese proceso de fermentación para que las levaduras actúen como tu quieres que lo hagan.

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

P. Ese cuidado tan detallista, desde el campo hasta el interior de la botella, ¿puede ser rentable?

R. Eso es otra historia. Esto sin pasión no se podría mantener. Ahora llevamos unos cuantos años malos por las condiciones climatológicas. El año pasado no vendimiamos porque no llovió nada y las cepas no se desarrollaron como debían entonces la uva se quedó inservible. Este año veremos que hacemos porque ha llovido mucho cuando no tocaba. Ahora esperemos que aguante hasta la vendimia y si no, como dicen los labradores, “el año que viene más”.

P. Para suplir este tipo de imprevistos supongo que se tendrá que estar siempre inventando algo para hacer que el proyecto funcione…

R. Si el año es bueno no hay ningún problema. Tenemos vinos de calidad y no la queremos perder. Por ejemplo, el Clotàs fue el primer vino que hice en 2007 y quiero mantenerlo con esta calidad por eso hay años en los que habrá vino y otros en los que no. Este que estamos tomando ahora es del año 2011 y acaba de salir al mercado. Claro que son muchos los gastos del inmovilizado por el tiempo que lo tienes que tener hecho en bodega. Por ejemplo este tiene 16 meses de crianza en barrica de roble francés. Y después está la crianza en botella en la que ha pasado también más de un año. Eso vale mucho dinero.

P. Tomar la decisión de invertir tanto en algo tiene que ser…

R. (No deja que termine la frase) ¡Porque te lo crees! Yo me lo creo y por eso invierto en ello tanto tiempo y esfuerzos.

P. ¿Y es también una forma de diferenciarse de la competencia?

R. No. Los bodegueros de Castellón, entre nosotros, no tenemos competencia. Cualquier bodega, por ejemplo de La Rioja, que viene a vender aquí vende mucho más que todos nosotros juntos. Por eso nuestro reto en conjunto es quitarles cuota de mercado a esos Rioja, Ribera del Duero… que cuesta mucho pero poco a poco y con caldos de calidad lo estamos consiguiendo y cada vez más les estamos comiendo el terreno.

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

P. ¿Hay todavía ‘riojitis’ entre los consumidores?

R. ¡Sí! Y entre nosotros también… Yo perdí la ‘riojitis’ en 2011.

P. ¿Cómo se explica que en España seamos los mayores productores de vino de Europa y los menos consumidores?

R. No lo sé, la verdad. Los vinos de calidad están aumentando en España al mismo tiempo que caen los graneles. La gente, por ejemplo en los restaurantes, ya no pide tanto “el vino de la casa” y comienza a preguntar por vinos de calidad aunque son un poco más caros. Pero el consumo sube muy tímidamente… la media en España está en 17 litros por persona y año cuando en países como Francia, por ejemplo, están en casi 60.

P. Para vender vinos de calidad, que como decías son más caros, habrá detrás también mucho trabajo de márketing…

R. ¡Nosotros no tenemos dinero para márketing! (Ríe a carcajadas). Es cierto que la comunicación es la base y el márketing es esencial para la venta. El 99% del coste de una Cola-cola, por ejemplo, es el márketing pero ¿quién cambia de marca de Cola-cola? Con eso está todo dicho. No se puede obviar el márketing pero nosotros no disponemos de recursos suficientes ni a nivel individual ni global. Ahora bien, tenemos organismos públicos que nos están apoyando mucho y lo agradecemos un montón porque sin ellos probablemente no nos hubiéramos lanzado a sacar nuestro producto a la calle. Esto es todo gracias a iniciativas como el ‘Mesón del Vino’, Ayuntamientos que nos ofrecen ‘stands’ en fiestas para mostrar nuestros productos y que la gente los pruebe, la ‘Ruta de Sabor’ de la Diputación de Castellón y el apoyo que nos dan con el tema de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) y la futura Denominación de Origen Castellon (DO) que llegará en 2016 y que será un gran salto para nuestro producto. Todo eso no está ayudando mucho.

P. ¿Qué problema ha habido con las D.O. en Europa?

R. Las leyes de D.O. en Europa eran un popurrí porque cada país tenía las suyas. Italia, Francia, España, Portugal… ahora está el Reino Unido también… En base a eso Bruselas ha elaborado una nueva normativa comunitaria que nos ha pillado en medio y que ha obligado a todas las D.O. a regularizar su situación en base a esas nuevas reglas. Nosotros no hemos tenido que cambiar nada pero si en Bruselas hay cuatro funcionarios y han llegado los expedientes de toda Europa pues imagina… Han empezado revisando las D.O. francesas - no lo dudes - y desde ahí irán bajando hasta llegar a las IGP. Nuestro expediente ya está allí, sólo falta que llegue el momento. Nos darán el ‘visto bueno’, llevaremos documentación nueva y nos dirán que sí. Nosotros en cada reunión que tenemos de bodegueros revisamos todo lo que nos llega de Bruselas y estamos reformando los estatutos de la actual IGP para transformarnos en D.O. Y te tengo que decir que lo estamos haciendo todos, en común acuerdo, modificando todo lo necesario para que se adapte a las necesidades de todos y cada uno de nosotros y para demostrar nuestra voluntad de cambio para mejorar la situación de los vinos de Castellón.

P. ¿Todavía falta cultura del vino en Castellón?

R. Somos todavía una economía emergente. Hace cuatro días que vendemos vino comparados con el resto de España, entonces vamos muchos pasos por detrás. A la mayoría de la gente le preguntas dónde está la Rioja en el mapa y no sabe ubicarla pero no hay nadie que no la relacione con sus vinos. Pasa lo mismo con los RIbera del Duero o los vinos del Priorat.

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres

P. ¿La Denominación de Origen Castellón será el paso que falta hacia el total reconocimiento de nuestros vinos?

R. Sí. En el ‘Club de la IGP’ estamos todos apostando por la calidad con controles de cata hechos por profesionales externos antes de sacar ningún vino al mercado y es precisamente esa apuesta la que nos ha valido muchos años de adelanto en el camino hacia la D.O. por eso posiblemente en 2016 la conseguiremos. Ahora tenemos un controlador que controla a nuestros controladores que es ‘Bureau Veritas', la prestigiosa agencia de certificación de calidad que es quien ratifica nuestros vinos como productos de la máxima calidad. Antes era impensable que un vino de Castellón estuviera en la ‘Guía Peñín' y ahora estamos casi todos. Igual en la ‘Guía ABC’ y en concursos muy importantes consiguiendo además medallas tanto de oro como de plata y de bronce.

P. Y el consumidor que es al final quien marca el ritmo de la evolución de las bodegas, ¿acepta bien los vinos de Castellón?

R. Yo creo que sí pero la gente sigue teniendo tendencia a los Rioja o RIbera del Duero. Es una evidencia que está ahí y costará revertirla. El Clotàs por ejemplo está en los restaurantes a un precio similar al de muchos vinos buenos de otras D.O. españolas e inconscientemente, el consumidor siempre tiende a escoger aquellos. Pero, si pruebas uno y el otro, este tiene mucho sabor aunque el otro lleve la etiqueta de una gran marca. Tiene también muy buenas referencias y puntuaciones que lo equiparan a los vinos de esas grandes bodegas.

P. De momento, que los restaurantes apuesten por tenerlos en carta ya es un signo positivo…

R.
Es aceptación tanto por parte del restaurante como de sus clientes. El consumidor va probando poco a poco nuestros vinos en la gran cantidad de demostraciones que hacemos. Estamos en todas partes mostrando nuestro producto para llegar al consumidor final y quien lo ha probado y le ha gustado posiblemente lo elija en un restaurante. Cuando yo empecé a vender vino en 2009 nadie tenía vinos de Castellón en carta y ahora es raro encontrar un restaurante en el que no haya por lo menos uno. Antes la estrategia era tener al menos un vino de Castellón en carta y ahora ya somos unos cuantos los que estamos ahí dando guerra, apareciendo en primer lugar como IGP Castellón.

P.
Y ahora que se aprecia un cambio de tendencia en positivo, ¿cómo ve Vicente Flors el futuro de su bodega y de las del resto de Castellón?

R. Lo veo muy bien. En las ferias y congresos que hacemos me voy dando cuenta de que se nos conoce más de lo que yo pensaba. En Valencia estamos teniendo muy buena aceptación y eso que cuando yo empecé en 2009 y decía que vendía vino de Castellón allí me hacían la cruz (‘El dimoni de l’infern!’ dice entre risas) y ahora ya no. Hemos ganado un sello de calidad como vinos de Castellón. Ya no existe ese rechazo del principio con el que tengo que confesar que me desanimé un poquito…

P. Aquí en la bodega, por ejemplo, que recibís visitas de gente de todo tipo… ¿qué opinan, quienes vienen de fuera de la provincia, del interior de Castellón?

R. La mayoría no conocen el interior de Castellón. El 99% de la gente que viene no tiene ni idea del interior. Vienen en días nublados o de lluvia, días que no han podido ir a la playa o pasear por la costa maravillosa que también tenemos en Castellón y entonces se atreven a venir al interior. Les han dicho que se come bien - que es cierto - que tenemos paisajes preciosos… y vienen a la bodega. Yo les preparo la cata con degustación de productos de Castellón como los quesos de Catí, de Morella, de Almassora… y una de las cosas que les encanta son les ‘tomaquetes de penjar’ del Mas dels Fumeros, se quedan alucinados y cuando salen de aquí me preguntan dónde pueden conseguirlos y van a comprar esos productos. Yo recomiendo los sitios que conozco en la zona pero que quienes vienen de fuera tienen que descubrir. Por ejemplo, en Les Useres está Ca’l Mistero. Todo el mundo que va se queda maravillado. Después me llaman y me preguntan que cómo puede ser un sitio en un pueblo de montaña tan bueno y que no hace ni publicidad… ¡no tiene ni facebook! (Entre carcajadas) Porque Pablo - el dueño - es así, no tiene ni facebook.

P. Y si Vicente Flors tuviese que vender ahora mismo esta zona del interior de Castellón, ¿qué diría sobre l’Alcalatén a quienes puedan estar leyendo esta entrevista y todavía no lo conocen?

R. Tenemos cosas muy buenas empezando por el paisaje. Los que vivimos aquí no nos damos cuenta y la gente que viene a la bodega, sale a la terraza y se queda boquiabierta mirando el paisaje. Toda la parte que tenemos detrás, la del ‘Tossal del Mollet', con esos verdes y esas luces… es preciosa. Después en la otra parte tenemos nuestra ‘Penya Roja’ en Les Useres, el ‘Marinet' y el ‘Penyagolosa’. Poca gente se imagina que Castellón es la segunda provincia más montañosa de España y cuando lo descubren se quedan alucinados. Y después la riqueza gastronómica que tenemos, las casas rurales maravillosas todas con encanto y personalidad…

P. Y ahora me gustaría que nos dijeras cómo vendes tus vinos…

R. ¡Yo no los vendo, me los compran! (Bromea). Vendo la tierra, vendo el paisaje, el cuidado de los viñedos. Aquí lo hacemos todo artesanalmente. Se poda manualmente, se vendimia manualmente… todo se hace manual y eso sale en el vino. ¿No te has fijado en que el vino lleva un poco de sal? ¡Es la sal de mis sudores en el campo que están ahí! (Ríe a carcajadas).

No imaginamos mejor manera de terminar que con risas. Vicente es una persona alegre y transmite su alegría. Nos enseña el resto de la bodega, los viñedos… probamos las uvas que se convertirán en el próximo Clotás, el próximo Monastrell… Con un vino blanco continuamos la charla, no sin antes firmar en el libro de visitas. Hablamos de su familia, de ‘Els Pelegrins de Les Useres’, una tradición ancestral de su pueblo - y el de la abajo firmante - muy ligada a Vicente. De cómo han cambiado las tradiciones igual que la tendencia en materia de vinos en los restaurantes. Locales que han pasado de tener un único vino de Castellón a reservar para los caldos de la provincia la primera línea de la carta. Nos quedamos con una propuesta. Que el próximo fin de semana, cuando todos salgamos ‘de tascas’, cambiemos la caña de cerveza por una copa de vino. Si es de Castellón, mucho mejor.

Entrevista a Vicente Flors en su bodega de Les Useres
Vicente Flors acompañado de Alba Saura y Pepe Lorite de vivecastellon.com

Periodista: Alba Saura y Manzanares
Fotografía: Pepe Lorite
Ver fotos

La finalidad de vivecastellon.com es contar lo que sucede en Castellón y provincia a través de las imágenes. Si desea realizar alguna observación o reparo sobre las mismas, envíe un correo a info@vivecastellon.com

© 2019 vivecastellon.com | Noticias Castellón | C/ Fernando el Católico, 4 - 12005 Castellón | 964 227012 | AVISO LEGAL | portada | Nuestros anunciantes